fbpx

5 grandes hazañas en la escalada

En el deporte aventura no todo es color de rosa. Muchas veces, los amantes de esta disciplina se ven obligados a enfrentar situaciones que los llevan al límite. Sin embargo, muchos de ellos logran salir adelante y contar sus heroicas historias. Acá te dejamos algunas de ellas.

 Simone Moro, el hombre de hielo

El italiano Simone Moro cuenta con una increíble historia. Es la única persona en el planeta que ha logrado la primera ascensión invernal a cuatro “ocho miles”. Hay que destacar que llevar a cabo una hazaña como aquella, en invierno, sí, cuando las temperaturas son literalmente capaces de matarte si te descuidas, es muy poco común.

En 2011, este experimentado escalador se propuso subir el Gashembrum II. Esta montaña, también conocida como K4 o Moravi II. El macizo es la decimotercera cumbre más alta de la Tierra y se halla en la frontera entre Gilgit-Baltistán, región de Pakistán, y el territorio de Xinjiang, en la parte más occidental de China. En aquella ocasión, el fotógrafo Cory Richards, quien no era más que un novato en la escalada, insistió en sumarse a la aventura. El acompañante de Simone Moro, Urubko, intentó convencer a Moro para que Richards no fuera parte del equipo que ascendería, ya que, debido a su poca experiencia, podría sufrir un accidente o convertirse en una carga. Sin embargo, Moro no solo demostró ser un gran escalador, sino que también un excelente líder. Logró llevar a su equipo a la cima del Moravi II, incluyendo al fotógrafo. Hasta hoy no hay nadie que haya logrado tantos “ocho miles” invernales como él.

Kilian Jornet: el mejor de los mejores

Si tuviéramos que definir a Kilian Jornet con pocas palabras no sería del todo difícil: un apasionado de la montaña. Este español de 31 años de edad hizo su primera ascensión cuando apenas tenía 5. En esa ocasión subió al Aneto, la tercera cima más alta de España con 3.404 metros. Durante su adolescencia entró al Centro de Tecnificación de Esquí de Montaña de Cataluña, donde comenzó a pulirse quien, antes de llegar a los 30, se convertiría en uno de los mejores atletas montañeros de todos los tiempos.

En 2012 inició el proyecto Summits of my Life, (las cimas de mi vida), con el que pretendía batir los récords de ascenso y descenso de las montañas más importantes de cada continente. Su recién finalizada ascensión al Everest ha sido la culminación del proyecto.

Jose y Simón: dos inseparables

Joe y Simón eran dos jóvenes montañistas de altura con experiencia en los Alpes. Atentos a cualquier reto al que pudieran enfrentarse, el Siula Grande en Perú se presentaba como su próximo desafío. Sin embargo, su aventura sufrió más traspiés de los esperados.

El primer obstáculo que debieron enfrentar fue el haberse quedado sin gas, al cuarto día de ascenso. Aquello significaba no tener agua hasta llegar al campamento base. Luego tuvieron que enfrentar una tormenta, de la que afortunadamente salieron ilesos. Sin embargo, lo más duro vino después. Joe cayó por una cornisa y se quebró la tibia derecha. Ambos, conscientes de que nadie podría ir a rescatarlos, decidieron descender. Con la ayuda de dos cuerdas de 50 metros atadas, Simón lograría bajar a Joe 100 metros aguantando su peso, Joe fijaría su posición con un piolet y Simón podría encontrarse con él de nuevo para repetir la misma operación. Se trataba del primer rescate realizado por un solo hombre en circunstancias tan extremas.

En total, los hermanos se demoraron 5 días en volver abajo. Durante ese tiempo, Joe perdió un tercio de su peso. Al volver a Inglaterra Simón fue duramente criticado por la comunidad de escaladores, pero su hermano siempre estuvo ahí para defenderlo.

Un verdadero superhéroe: Erik Weihenmayer

Erik Weihenmayer nació en Nueva Jersey en 1968. Cuando apenas tenía 4 años le diagnosticaron Retinosquisis, enfermedad que le significó la pérdida progresiva de la vista. A la edad de 14 años, Erik ya estaba completamente ciego.

Sin embargo, su condición no fue impedimento para lograr sus sueños. Durante su adolescencia, Erik conoció la escalada, actividad que se convirtió en una de sus pasiones. Eeihenmayer logró llegar a la cima del monte Denali, la montaña más alta de América del Norte. Luego, pasó a escalar tres más de las siete montañas más altas del mundo, las denominadas “Siete Cumbres”, antes de ponerse como objetivo un enorme desafío: el Monte Everest en 2001.

Así es como el 25 de mayo del año 2001 marca un hito en la historia de este deporte. Aquel día Erik se convirtió en la primera persona ciega en llegar a la cima del Everest.

Definición de superación: Mark Inglis

En 1989 Mark Inglis vivió una experiencia que cambiaría su vida de forma radical. Durante ese año, Mark y su compañero deportivo se vieron envueltos en una ventisca mientras realizaban una ascensión al Monte Cook. Como consecuencia, debieron refugiarse durante 13 días en plena montaña. Una vez rescatados, Mark sufrió la amputación de ambas piernas por debajo de la rodilla debido a las congelaciones sufridas.

A pesar del sufrimiento que significó su experiencia, Mark no se desanimó y se hizo guía de esquí, se graduó de bioquímico y se ha dedicado a luchar contra la leucemia, además de tener su propia bodega de vino. Como si fuera poco, en el año 2002 volvió de manera oficial a la escalada, gracias a que recibió dos nuevas piernas artificiales, diseñadas para que pudiera escalar con normalidad. Inglis le sacó provecho a sus nuevas piernas, tanto así que volvió al monte Everest. En esa oportunidad logró con éxito la hazaña. Tras una travesía de 15 días pudo llegar a la cima.